LOMBRICOMPUESTO, SU VALOR COMO ENMIENDA ORGÁNICA

Este artículo fue traducido por Lombrifértil con autorización de la revista Worm Digest.

El lombricompuesto o humus de lombriz, es un abono elaborado a base de restos vegetales, residuos de cosecha, estiércol vacuno, cama de aves, etc., sobre los que actúa y trabaja la lombriz roja californiana (Eisenia Foétida).
Cuando se agrega lombricompuesto al suelo, se está incorporando a la zona radicular un complemento de nutrientes solubles, compuestos de un gran valor para el crecimiento, un diverso y poblado consorcio de vida microbiana y un sustrato de materia orgánica que alberga un sinfín de nutrientes que no se lavan ni con la lluvia ni con el riego.

La planta recibe nutrientes de una fuente confiable cuando las bacterias y micro-hongos se alimentan de la materia orgánica. Liberan parte de esos nutrientes para las plantas y almacenan otra parte para sus propias necesidades de energía y reproducción.
Cuando a su vez, los nemátodos y los protozoos se alimentan de ellos, los alimentos almacenados en su cuerpo bacteriano y/o fungal, son liberados de manera que puedan ser libremente absorbidos por las plantas.

Dice la Dra. Elaine Ingham (Directora de Soilfoodweb, Inc. de Convallis, Oregon): cuando el suelo, el compost o el lombricompuesto sostienen protozoos en cantidades en el orden de 20.000 por gramo de materia sólida, se liberan 225 kilos de Nitrógeno (N) por hectárea por acción de la depredación de las bacterias.

Cuando agregamos materia orgánica al suelo, los seres del suelo nutren a la planta.

Es más, a diferencia de los fertilizantes solubles para las plantas, los nutrientes almacenados en la materia orgánica y las colonias microbianas, no se pierden por riego o agua de lluvia llevando a contaminar el agua subterránea.
Tentáculos fungales, del grosor de un cabello (Hyphae), envuelven las partículas del suelo y la materia orgánica en su búsqueda de sustento, formando así agregados que son la base para una buena estructura de suelo. De esta manera, tanto la materia orgánica como también los micro-hongos están contenidos en el suelo.
Sin embargo, la retención y reciclaje de nutrientes, no son los únicos beneficios en el uso del lombricompuesto: al inocular el suelo con un buen lombricompuesto, cuyo contenido es de una vida microbiana tan rica y diversa, las raíces quedan protegidas de enfermedades y de ataques de organismos que se alimentan de ellas.
Es precisamente la diversidad de organismos que asegura que cada una de ellas tenga un predador, de manera que ni un solo organismo puede llegar a poblaciones capaces de causar un daño significativo.
Sin embargo, es posible que la supresión de pestes en la zona radicular no sea la única habilidad de un buen lombricompuesto. Hay un cuerpo de investigadores cada vez mayor, que sugiere que el lombricompuesto derivado de vegetales es rico en un compuesto llamado Quitinaza. La quitina, es un componente del dermatoesqueleto de muchos insectos que es atacado por la quitinaza y esto lleva a los investigadores a pensar que su presencia en los lombricompuestos puede ser inhibitoria para algunos insectos. Actualmente, se conduce una investigación en California, que demuestra la supresión de la mosca blanca y el escarabajo de ambrosia en algunas especies arbóreas, cuando se aplica lombricompuesto conteniendo quitinaza en la zona radicular.